domingo, 3 de enero de 2010

Noche mágica (No recomendado a menores de 8 años)

Ya sé que no soy muy original pero es que estas fechas me están poniendo muy melancólica (queridas compañeras de blog, prometo que para el próximo post no volveré a recurrir a los vídeos familiares). El caso es que dentro de poco será la noche de Reyes, esa que oficialmente ha pasado a ser ‘la más mágica del año’ (algo así como las pesetas, que ya no son las pesetas a secas, ahora son siempre ‘las antiguas pesetas’).

No es por ser aguafiestas, pero me parece un poco exagerado considerar que esta noche está llena de magia. Para mí, la noche de Reyes es la noche de los niños. Para los demás es el momento límite para comprar el regalos que forzosamente tienes que hacer. Además, tienes que ser original cuando los eliges, y agradecido cuando los recibes, y para colmo, gastarte una pasta precisamente en estas fechas en las que todos estamos tirados de dinero, sabiendo que un día después van a empezar las rebajas. ¿No podían pasar los Reyes una semana más tarde?
Claro que supongo que todo será muy distinto cuando tienes un niño en casa. De hecho, si algún día soy una persona responsable y con un sueldo digno, estoy segura que viviré la Noche de Reyes como una madre ñoña que le pondrá los regalos a sus hijos sobre sus zapatos para que los encuentren por la mañana y se pasen todo el día discurriendo como funciona el nuevo juguete que tanto deseaban.

Conste que me ha llevado mucho tiempo llegar a esta conclusión ya que, desde que el malvado de mi hermano me dijo con 8 años (sí, con 8 años) que los Reyes Magos no existían, siempre pensé que a mis hijos nunca los engañaría con este cuento. ¿No es una forma horrible de obligar a los niños a enfrentarse a la cruda realidad?, ¿qué necesidad hay de engañarlos durante tantos años?, ¿es bueno que piensen que si son buenos unos señores que vienen de países lejanos les van a traer todo, insisto TODO, lo que quieran y si son malos les van a traer carbón, (un castigo que además es dulce y que nunca entendí por qué era malo)?...

Pues bien, viendo la cara de algunos, a veces pienso que merece la pena que los niños tengan un día sólo para ellos. No sé hasta qué edad deberían vivir esta ilusión, ni cómo hay que plantearles esta fantasía… pero ver a un niño sonreír de la manera que lo hace el día de Reyes es realmente una pasada. Y si no, sólo tenemos que echar la vista atrás vernos a nosotros mismos con unos (pocos) añitos menos. Yo lo hago con frecuencia.



video

(Atención a lo que pedíamos mi hermano y yo cuando éramos pequeños... Lo ven los niños de ahora y dirán que éramos unos raros)

8 comentarios:

  1. Qué buenoooo! Jajajaja. Marta llega y no ve más que la muñeca!! Menos mal que te la sacaron de la caja, que me estaba dando una angustia tremenda verte pelear con ella! Qué guay tener estos vídeos... Ainsss!

    Y respecto a lo de tener a los niños engañaos... pues claro que es lícito! Son niños, es una manera más de contribuir a su mundo de ilusión. No vas a estrellarles contra el mundo real ya desde canijos. Además, por lo que he oído, cuando se educa a un niño lo que hay que hacer es tratar de negociar con ellos, así supongo que es una herramientas más.

    Y lo de la noche de magia, pues eso, que es para los niños. Cosas pocas más auténticas hay que ver a un enano flipado con los regalos.
    Aunque yo confieso que me pongo nerviosa y me levanto temprano! Eso sí, comprarlos -cosa que aún no he hecho- me da por ahí mucho, pero mucho.

    Y, por cierto, yo me enteré a los 6. A LOS SEIS!! Mis hermanos me acorralaron contra la barra del bar que tenían mis abuelos, me lo chotaron y me amenazaron con que no dijera que lo sabía. Y estuve años haciéndome la tonta.

    Hale, voy pa la cama, que el Calatrava me espera mañana!

    ResponderEliminar
  2. Tus videos de la infancia se salen jaja
    Me encantan!! "El llanero solitario..." Buenisimo! vaya dos jeje! Genial el video!!!

    PD: "Arriba lah manoh" dice.. que tiernooo :)

    ResponderEliminar
  3. Es verdad, es súper gracioso lo del llanero... Tremendo! Y la escopeta, la escopeta, la escopeta! Por cierto, había piezas pequeñas a montones, y aquí estamos todos, vivitos y coleando.

    ResponderEliminar
  4. Jo Cris, tus hermanos son más capullos que el mío... Yo recuerdo que se lo dije a mi madre y me dijo que era mentira, peror el año siguiente ya todo el mundo hizo como que todos sabíamos que los Reyes eran los padres... ¡Qué delicadeza! Por cierto, ¿ves que delicadeza la de mis padres que nadie me ayuda a sacar la muñeca? Y otra apreciación ¿te acuerdas de los alambres que tenían las muñecas para engancharlas a las cajas y que era tan difícil sacarlas?

    Ilusión, el vídeo tieine historia... resulta que a mi hermano nunca quisieron comprarle armas de juguete (mis padres eran así de pacifistas), pereo como el niño estuvo dando la turra con que quería una pistola, pues se la regalaron ese año. Resultua que sólo jugó con esa pistola un par de días y luego no volvió a mirar para ella.

    ResponderEliminar
  5. jejeje jejeje estoy con Cris madre no puedo parar de reirme con el vídeo de "Marta y la muñeca" :-D y una vez que ya la sacarón de la caja... 5 minutos al cuello y ala a otra cosa jejeje jeje y con Ilusión en que tus vídeos de la infancia son buenisisimos así que más, más :-)

    La verdad que a mi me hace ilusión regalar e intento ser lo más economicamente original posible ;-)

    ResponderEliminar
  6. A mí me siguen haciendo una ilusión loca los Reyes. En mi casa, bueno, en la de mis padres, mantenemos la tradición y siempre dejamos la zapatilla debajo del árbol y vamos los cuatro de la manina por la mañana. Es lo más! ;-p

    ResponderEliminar
  7. ¡Aquí hay trampa! ¡¡Yo salía en pijama a por los regalos!! Y vosotros estáis todos monos y peinados.
    El vídeo es genial. Qué suerte tenerlo. Tu hermano no calla y tú, toda modosita, has esperado años para no cerrar el pico. Jejeje :-P
    ¡Felices Reyes!

    ResponderEliminar
  8. Ja, ja, ja... La verdad es que se puede oler la colonia Nenuco

    ResponderEliminar