domingo, 17 de enero de 2010

Espectros

Hago un descanso de mi retiro analógico y libre de alcohol ( a eso lo llamo estar a dieta, con lo que engordan las copas...) para compartir mi último gran objeto de análisis. Estoy estudiando para mi examen de Tecnología de los Medios Audiovisuales, así que tengo la cabeza llena de frecuencias y temperaturas del color, así que no os extrañe que me esté volviendo de un solipsista que mete miedo.


Ya quisiera James Cameron una cámara como esta
Aproximadamente el 75% de nuestras percepciones (esto lo estudie en 1º de Periodismo y no se me ha olvidado) proceden de la vista. Es el principal de nuestros sentidos. Pero lo que nosotros vemos: colores, tamaños, formas, no son más que ondas electromagnéticas que pululan por el espacio, como las ondas de radio o las ultravioleta.Nuestros ojos captan un espectro pequeñísimo de todas las ondas existentes.  Todo depende de como las capta nuestro ojo y las interpreta nuestro cerebro. Funcionario comparte conmigo que es la cosa más alucinante de la existencia humana.
¿Qué pasaría si pudiéramos ver alguna más que los demás? El mundo podría ser algo completamente incomprensible porque toda nuestra realidad es visual y se basa en que todos compartimos un mismo funcionamiento de nuestro ojo. ¿Y si no es así? ¿Cómo puedo yo saber que lo que Funcionario ve es lo mismo que yo? ´¿Cómo estoy segura de los colores, las formas, la belleza?
Ni siquiera puedo estar segura de las formas y los colores de las cosas. Y mediante los otros sentidos no puedo aclarar gran cosa. Con los ojos cerrados, puedo tocar la mesa del salón, pero me costará mucho hacerme una idea de su tamaño y apariencia.
Las aves y los reptiles ven el mundo de una forma muy diferente a la nuestra porque sus ojos pueden percibir menos longitudes de onda que nosotros. Un extraterrestre podría llegar y encontrar que todo nuestro sistema icónico no es más que un galimatías incomprensible.
Si ya es difícil pensar en estar en la piel de la persona bajo la suposición de que el otro ve igual que nosotros, ¿y si no es así? Todo esto me sumerge en muchísimas dudas sobre mi realidad y de lo único de lo que puedo estar segura es de mi propia existencia.
En realidad, todo al mi alrededor son espectros, ideas de cosas que podrían o no estar ahí, o ser o no como estoy viendolas. Otra vez vuelvo a Descartes y al Discurso del Método (no nos podemos fiar de nuestros propios sentidos). Diecisiete años son pocos para leer esas cosas, una es demasiado impresionable.

Es como el orgasmo masculino... podrán describírmelo, pero nunca sabré realmente qué es lo que se siente.

4 comentarios:

  1. Entonces... ¿los amigos invisibles podrían ser reales?

    ResponderEliminar
  2. He aquí el kit de la cuestión... no veo igual que el resto del universo jeje

    En febrero te tendremos aquí y te obligaremos a descansar del descanso ;-)

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja, Sólo sé que no sé nada!!! Bienvenida a la paranoia. Lo peor que le puede pasar a una persona que se cuestiona tanto las cosas, es que le expiquen esto. Suele tener un efecto parecido al Tambor de Ojalata jajjajaja.

    Qué quieres que te diga, puedes darle a la cabeza hasta que te explote o dejar todo tal y cómo está. Si eliges la primera opción, por favor, llámame cuando creas que has acabado y grabamos un video-vanguardi-art. Y si por el contrario eliges la segunda, usa el hiper-sentido de la desconfianza que tan bien podemos llegar a desarrollar los seres humanos. Con él podrás detectar a los marcianos o al menos, a los que deberían serlo.

    ResponderEliminar
  4. Me dejas muerta, Amparo. A ver como lo digiero...

    ResponderEliminar